Factores que afectan el rendimiento físico de un partido

Factores que afectan el rendimiento físico de un partido

En los últimos años el desarrollo de la tecnología para controlar las cargas de entrenamientos han permitido arrojar conocimiento muy interesante respecto a lo que en deporte se denomina “time-motion”, o lo que es lo mismo, la descripción de los acontecimientos, físicos en este caso, a lo largo del tiempo, de un partido en este sentido. Aun así, a menudo, el rendimiento físico de un partido de fútbol puede ser malinterpretado.

Ha sido tanta la información, que existen diversas controversias interesantes: algunos estudios por ejemplo muestran cómo existe un detrimento físico a lo largo de un partido, otros comentan que este detrimento depende del nivel de juego, y los más actuales, hablan de un detrimento en algunas variables, y es más, en función del tipo de juego y de la posición. Por ello, una revisión reciente (Factors Affecting Match Running Performance of Elite Soccer Players: Shedding Some Light on the Complexity) intenta aclarar en cierta forma que el análisis del detrimento físico no debería ser analizado nunca de forma aislada; el fútbol es un juego eminentemente táctico, y por ello, el rendimiento táctico explicará en gran medida el rendimiento físico.

A continuación, expongo las conclusiones más relevantes de dicha revisión:

FatigaSe ha observado cómo la distancia de alta intensidad se ve reducida en la segunda parte, al final del partido o tras períodos de mucha intensidad durante un partido. También se conoce que los depósitos de glucógeno sufren una depleción, incluso cuasi-total vaciamiento. El clima también ha mostrado provocar una mayor fatiga, siendo las situaciones en calor las que provocan un mayor vaciamiento de glucógeno. Sin embargo, aunque podríamos con estos datos determinar que existe un detrimento físico a lo largo del partido, no debiera significar necesariamente que dicho decremento sea por una mala condición física o una mala adaptación climatológica. Así, en los últimos años están saliendo a la luz diversos estudios que muestran la importancia de la fatiga mental, y de la posible repercursión que podría tener sobre la fatiga condicional, debido al aumento de percepción subjetiva del esfuerzo, la cual hará que el jugador realice un mayor número de acciones de baja intensidad.

De esta forma, podríamos también pensar que a su vez, la fatiga mental podría verse afectado por otros factores. En esta revisión se reconocen estos factores posibles como:

  • Marcador
  • Tiempo de partido
  • Fase de juego: posesión o defensa por ejemplo
  • Edad
  • Tipo de competición
  • Oponente
  • Nivel técnico individual

ESTRATEGIAS DE PACING El pacing (en español, auto-regulación) ha sido propuesto como un mecanismo interno por el cual el jugador regula de forma autónoma los esfuerzos que realiza a lo largo del partido. Con la experiencia, los jugadores aprenden que un partido dura 90 minutos como poco y que si dan el máximo desde primera hora, su rendimiento se vería realmente perjudicado en los minutos finales. Así, los jugadores adoptan estas estrategias en función del rol que deban desempeñar dentro del equipo. Así, está descrito que los jugadores que comienzan el partido adoptan estrategias de “pacing positivo”, de tal forma que su rendimiento va disminuyendo progresivamente sin que sea drástico, de forma voluntaria. Por el contrario, se suele observar que los jugadores que comienzan en la segunda parte “lo dan todo”. Es por ello importante, antes de sacar conjeturas, preguntar a los propios jugadores cómo se sentían en los momentos del video donde sean detectadas estas situaciones.

CONTEXTO TÁCTICO Como comentaba al inicio, el contexto táctico también modifica el rendimiento físico. Así, algunos autores han mostrado cómo aquellos equipos que juegan en casa, cuando van ganando o cuando se enfrentan a un rival superior, se corría más. La posición de juego, así como el sistema táctico empleado también han mostrado una clara diferenciación en el rendimiento físico del partido. Por ejemplo, se han observado cómo las acciones de alta intensidad son superiores en formaciones más defensivas.

Ahora que va llegando el final de la temporada, muchos técnicos tendemos a exhacerbarnos en exceso con la obsesión del rendimiento físico. Como hemos visto con esta revisión, debemos ser conscientes de que, al menos, el análisis que realicemos de porqué existe un detrimento físico probablemente no sea exclusivo de una mala condición física. Es por ello que, en estas fechas, la comunicación entre cuerpo técnico, médico y jugadores es de vital importancia para detectar los posibles condicionantes si se produce este detrimento en el patido y por ende, intentar solucionarlo.

Mucha suerte a todos los compañeros que están en el tirón final de sus equipos.

Un abrazo.

Alejandro Muñoz

REFERENCIA:

Paul, D. J., Bradley, P. S., & Nassis, G. P. (2015). Factors affecting match running performance of elite soccer players: Shedding some light on the complexity. IJSPP10(4).

 

 

Post A Comment